sahel

Entrevista al profesor Jose -Alain Sahel

Tras el lanzamiento de Crizal Prevencia, hemos entrevistado a  José-Alain Sahel, Director del Instituto de la Visión de París, uno de los centros más importantes del mundo en el estudio de patologías oculares, y que ha estado implicado en diferentes estudios en los que Essilor ha colaborado. Con él hemos charlado sobre la luz azul, su incidencia en determinadas patologías oculares y también sobre las investigaciones científicas en las que está trabajando en estos momentos.

¿Cuáles son los principales retos que tenemos que afrontar hoy para poder garantizar que el número de personas que sufren de DMAE u otra patología grave de la retina disminuya significativamente en el futuro?

El primer gran reto es la innovación terapéutica. Esta se puede dividir en varias áreas basadas en objetivos terapéuticos, dependiendo del origen o los fenómenos agravantes: toxicidad de la luz, fenómenos asociados con una acumulación de los restos celulares y fenómenos inflamatorios, que son muy importantes por el problema que  la degeneración celular representa hoy en día. Es por tanto un enfoque farmacológico. Más allá de eso, es importante ayudar a la gente a ver mejor con la visión que les queda, a través de rehabilitación, reeducación ortóptica… La prevención es también clave, mediante la protección frente a la luz y el uso de suplementos de vitamínicos así como lo es luchar contra factores de riesgo tales como el tabaco y las enfermedades cardiovasculares. Una vez que la enfermedad se ha establecido, existe medicación para los casos complicados de neovascularización: es simplemente una cuestión de optimizar su uso. Para los casos de atrofia de retiniana, sin embargo, estamos todavía en busca de un tratamiento eficaz. Actualmente estamos probando una gran cantidad de tratamientos, pero sin un éxito significativo hasta la fecha.

 

En concreto, ¿que ha hecho el Instituto Visión desde su inicio? ¿Cómo las asociaciones con el sector público y privado, en particular con empresas tales como Essilor, aceleran la investigación científica?

El Instituto ha hecho un gran acuerdo. A través de una amplia investigación en los aspectos fundamentales de la visión tales como “¿Cómo se desarrolla y funciona el sistema visual?”. A través de aplicaciones diagnósticas, como la que ha sido desarrollada  entre el hospital y el Instituto y que nos ofrece una imagen en alta resolución que permite ver las células a través de un método no invasivo. Y, por último, a través de innovaciones terapéuticas. En algunas de las cuales hemos estado involucrados y en otras hemos desempeñado un papel director. El mayor desarrollo logrado es la retina artificial, pero eso es sólo un elemento. También existe la terapia génica, con alrededor de diez proyectos actualmente en curso, con seres humanos involucrados en varios de ellos. Y se está trabajando en neuroprotección y células madre. Todos estos proyectos necesitan obligatoriamente de la colaboración de empresas. Como resultado de ello, trabajamos con diferentes fabricantes, de los cuales Essilor y Sanofi son los más grandes.

 

Nuestro trabajo con Essilor pasa por cinco años de colaboración, con equipos trabajando en tecnologías disruptivas que ya han logrado el desarrollo de productos de carácter preventivo- a lo que nosotros llamamos lentes terapéuticas – y de rehabilitación, con lentes que permiten a la gente hacer un mejor uso de su visión restante. Tenemos que garantizar que las tecnologías de este tipo reflejan las necesidades reales de la gente y por lo tanto son evaluadas por los propios usuarios. Uno de los aspectos importantes de nuestro trabajo ha sido el de poner a los pacientes y las personas con discapacidad en el corazón del proceso experimental y no sólo en la comercialización.

 

El descubrimiento de que un cierto tipo de luz azul del espectro luminoso pueda ser una causa de degeneración de las células de la retina, es un gran paso hacia adelante y está marcando las últimas investigaciones. ¿Tiene esto un impacto, por ejemplo, en la investigación dentro de la medicina regenerativa, el uso de células madre y terapia de genes?

En cuanto a la luz azul se refiere, existe una amplia gama de hipótesis y modelos experimentales, algunos de los cuales han sido desarrollados por nosotros, que muestran que este tipo de luz presenta un grado de toxicidad y que si eliminásemos parte de esta luz, tendría un efecto preventivo. Es una acción preventiva más que una acción curativa. No es un enfoque peligroso, porque es un método muy natural, muy fisiológico, en lugar de utilizar medicación estamos utilizando la vía de la prevención.

 

“Si eliminásemos parte de esta luz, tendría un efecto preventivo.”

 

Más y más personas viven hoy hasta los 100. ¿Puede el ojo humano hacer frente fácilmente a un envejecimiento de este tipo? ¿Qué problemas específicos estamos encontrando?

Está claro que el ojo no puede hacer frente muy bien al envejecimiento, ya que la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) apenas existía hace un siglo. Es obviamente un signo de envejecimiento, ya que sabemos que afecta al 1% de la población de 55 años, al 10%  de los que tienen 65 años, al 25% con 75 y al 60% a los 90. Por encima de los 100 años, los datos serían enormes. Con nuestra forma de vida actual, el ojo no hace frente muy bien a la edad, en particular entre las personas que tienen factores de predisposición genética, los cuales estamos empezando a entender, o entre aquellos que han añadido factores de riesgo como el consumo de tabaco, problemas cardiovasculares o la exposición excesiva a la luz. Hay otros fenómenos también provocados por la edad, que son condiciones que empeoran con el tiempo: este es el caso del glaucoma y la retinopatía diabética, donde disminuye el número de células conforme pasa el tiempo. Todas estas condiciones se agravan con la edad.

 

“Con nuestra forma de vida actual, el ojo no hace frente muy bien a la edad.”


El profesor  José-Alain Sahel es miembro de la Academia Francesa de las Ciencias y co-autor de más de 20 patentes basadas en sus investigaciones y más de 200 publicaciones. Ha identificado un mecanismo responsable para la viabilidad de los conos que tiene una importancia fundamental en la visión diurna y central. Es uno de los primeros investigadores en Europa involucrado en la evaluación de implantes de retina para devolver la visión a pacientes ciegos, y hoy explora un enfoque completamente nuevo hacia la reconstrucción visual a través de la optogenética. Actualmente es Director del Instituto de la Visión de París.